Cultivar un sueño

Lo que comenzó como el sueño de dos estudiantes de agronomía, hoy es una realidad en la que trabajan 85 personas. Me estoy refiriendo a Sueño Verde, el emprendimiento agrícola iniciado por Agustín Benito y Pablo Maseda en 1993, y que hoy cuenta con diez campos productivos en distintos puntos del país, siendo el principal el de Exaltación de la Cruz, en provincia de Buenos Aires.

 

 

Desde el principio el objetivo fue claro: realizar un cultivo diferenciado, de productos exóticos o gourmet que requieren de otros tiempos y cuidados. ¿Los destinatarios? Grandes chefs, hoteles 5 estrellas y restaurantes distinguidos. Pero con los años el deseo de llegar a un público más amplio les abrió las puertas de los supermercados, sin resignar nunca en la calidad.

El sábado 3/12 tuve la suerte de ser invitada a participar del recorrido por el campo de Exaltación de la Cruz, gracias a las genias de Jessica Lekerman y Marina Maiztegui, el dúo dinámico detrás de Fáciles y Felices. Fue una hermosa experiencia que culminó con un picnic bajo los árboles, donde las ensaladas fueron las estrellas del día.

 

 

Pasión. Eso es lo que distingue a Agustín Benito, mientras nos contaba cómo arrancó el proyecto, cómo se ocupan personalmente de todas las fases del proceso “cultivamos, cosechamos, empacamos, comercializamos y distribuimos”, .- o las diferencias entre los distintos tipos de cultivos.

A nuestro paso iban apareciendo lechugas, rúculas y kales de todas las formas y colores, fragantes albahacas, vegetales baby y flores comestibles. Mención aparte para las hierbas aromáticas: orégano, tomillo, romero, perejil, ciboulette, en un despliegue de aromas irresistible.

Taco de reina: hermosas flores comestibles
Campos de ciboulette y oréganos en flor

Además de los vegetales e hierbas, tienen una línea exclusiva de aderezos riquísimos, elaborados a partir de sus propios cultivos, y pronto van a lanzar al mercado sus pestos de albahaca y rúcula.

Al finalizar nos obsequiaron bandejitas con vegetales recién cortados. Debo decir que la diferencia en la frescura y el sabor es notable, además que al tener pocas horas de cosechados se conservaron intactos durante varios días. Estas bandejas se consiguen en supermercados y tiendas delis, aunque siguen evaluando otras formas de llegar a más gente de una forma más directa  y evitar el esquema de costos poco justo de los grandes supermercados.

 

Qué importante es conectarnos con la tierra y conocer el esfuerzo y el amor que hay detrás de lo que comemos diariamente. Qué bueno conocer productores que trabajan con cuidado y conciencia para acercarnos alimentos sanos. Muchísimas gracias a Jessica y Marina que nos posibilitaron esta experiencia, y a Agustín y todo el equipo de Sueño Verde por recibirnos, enseñarnos y nutrirnos!

Plantaciones de caléndula y repollo colorado
Flores comestibles de girasol

 

Datos de contacto

Sueño verde: http://www.s-verde.com.ar/

También podes encontrarlos en facebook e instagram

 

 

2 Replies to “Cultivar un sueño”

  1. Muchas gracias Karina ¡¡¡

  2. Gracias Karina por los halagos, muy buena la nota, saludos y felicidades

Deja un comentario